Pistis #60, 61

 

 

 

PISTIS #51

PISTIS #52

PISTIS #53

 "Todo cristiano tiene la misión de predicar el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo dentro de la vida cotidiana."

 

 

PISTIS, la fe que Dios espera de su pueblo

Pistis (πἰστις) en griego significa fe. Sin embargo no se refiere a una fe o una convicción humana sino una fe que Dios espera de su pueblo. Y para un cristiano es sumamente importante tener esta fe que Dios espera pues es la base para comenzar la vida cristiana.
Jesús cuando vino al mundo, lamentó mucho la falta de fe de la gente pues sin ella uno no puede arrepentirse, ni creer en Jesús, por lo tanto no puede obtener el perdón de los pecados y por ende no puede entrar al Reino de los Cielos.
Mateo 6:30 Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe?
Mateo 17:20 —Porque ustedes tienen tan poca fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.

Tal es así que el Apóstol Pablo concluye en sus cartas a los discípulos de Cristo que solamente la fe podrá justificar al pecador por la gracia de nuestro Dios.
Romanos 1:17 De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe.»
Pues sin la verdadera fe uno no puede agradar ni glorificar a Dios.
Hebreos 11:6 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.
A todo aquel que con fe se arrepiente de todos sus pecados y reconoce que Jesucristo, hijo del Dios viviente, ha muerto en la cruz del Calvario para pagar el precio del pecado de uno y recibe en su corazón a Jesús como su Salvador entonces Dios lo recompensará convirtiéndolo en su hijo para poder recibir la entrada al Reino de Dios y la vida eterna.
Doy las gracias y toda la gloria a Dios por permitirme fundar el Centro Misionero PISTIS EVANGELICAL MISSION con sede en Los Ángeles, California, EE. UU. como obediencia a la voluntad de Dios que se me ha manifestado a través del Espíritu Santo, con el objetivo de predicar la verdadera fe de Dios que permita conocer el maravilloso evangelio de nuestro Señor Jesucristo a toda criatura de todas las naciones.

Jonathan Cho 
Print Print | Sitemap
Created with 1&1 WebsiteBuilder